Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña

El Radar Meteorológico

El sistema RADAR cuyas siglas provienen de RAdio Detection And Ranging (Radio Detección y Telemetría), y que se define como "Sistema de Radiodeterminación basado en la comparación entre señales radioeléctricas reflejadas o retransmitidas desde la posición a determinar", en otras palabras, el principio de funcionamiento de un Radar es la transmisión de una determinada señal de Radiofrecuencia que incide en un objeto llamado "blanco", el cual refleja la señal en varias direcciones, una porción de esta señal "eco" es captada por un receptor, que puede ser la através de la misma antena de transmisión,el cual se encarga de filtrar la señal del ruido no deseado o "clutter", amplificarla y procesarla para obtener información del "blanco". Al medir el tiempo entre la señal transmitida y la recibida así como por la posición de la antena, en elevación y azimut, se puede determinar la posición exacta del "blanco". El nivel de señal recibida proporciona la intensidad de reflectividad y por tanto el tipo del "blanco".

El Radar Meteorológico se emplea para la medición y seguimiento de fenómenos atmosféricos constituidos por agua, en forma de lluvia, granizo y nieve principalmente. La ventaja de un radar meteorológico es equivalente al empleo de cientos de pluviómetros distribuidos a lo largo de la zona de cobertura del radar, que transmiten la información en tiempo real. El radar tiene además la posibilidad de realizar estudios de volumen de la nube, a diferentes cortes o secciones, así como de dar seguimiento y estudio de fenómenos severos como huracanes. El Radar meteorológico es sin duda una valiosa herramienta con tecnología de punta con que cuentan los Meteorólogos para realizar los pronósticos del tiempo.

La Red Nacional de Radares Meteorológicos está formada por 13 radares; todos están provistos con el sistema Doppler, lo que permite conocer la velocidad y la dirección del blanco. Actualmente, dos de los 13 radares, Sabancuy y El Mozotal, poseen la capacidad de doble polaridad, tecnología que permite obtener información de mejor resolución gráfica, disminuir la atenuación de la señal por problemas de potencia en fenómenos intensos y lograr datos más precisos del tipo de partículas, volumen y distribución espacial, con lo cual se pueda emitir un pronóstico más certero a corto plazo. La tecnología de Doble Polaridad contribuye mucho a estos fines. Con algoritmos computacionales bien implementados y probados, no solamente se genera una mejor estimación de precipitaciones con mayor precisión, sino también una diferenciación más clara entre los distintos tipos de precipitación (lluvia, llovizna, granizo, nieve, etc.) y señales no meteorológicas tales como aves, insectos, etc.

Todas las estaciones de Radar cuentan con un sistema ininterrumpible de energía, sistema de protección contra incendios y un sistema de telecomunicaciones con el centro colector de datos que se encuentra ubicado en las instalaciones del Servicio Meteorológico Nacional en la Ciudad de México, en donde se analiza, se procesa y se almacena toda la información. La red proporciona una cobertura aproximada del 70% del Territorio Nacional.