Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña

ENOS

 

El término “El Niño” originalmente se aplicó a un débil calentamiento en la temperatura superficial del mar (TSM) a lo largo de costas de Perú y Ecuador, que se observaba cercano al periodo Navideño (de ahí el nombre del “El Niño” asociado a El Niño Jesús). En las últimas décadas, se ha observado que este calentamiento de la TSM se presenta en una región mucho más extensa que se extiende desde el Pacífico central (en la línea internacional de cambio de fecha, 180º) hacia el Pacífico tropical del este a lo largo de la línea ecuatorial (Figura 1) modificando patrones climáticos globales (Trenberth, 1997).

Actualmente, este fenómeno natural se conoce como El Niño-Oscilación del Sur, o ENOS, siendo parte fundamental del sistema global climático, resultado de una fluctuación interanual del sistema Océano-Atmósfera en el Océano Pacífico Ecuatorial (Allan et al., 1996). Éste tiene tres fases: Cálida (El Niño), Fría (La Niña) y Neutral, siendo esta última la fase donde el océano se comporta de manera normal.

El Niño y La Niña, según la Organización Mundial Meteorológica (WMO, por sus siglas en inglés) son condiciones anómalas en la TSM en el Pacífico tropical del este, tomando como “anómalo” una elevación (descenso en caso de La Niña) de 0.5 °C o más (-0.5 °C o menos) por encima (abajo) de la media del periodo 1971-2000, durante un trimestre y debe permanecer al menos 5 trimestres con esas condiciones. Lo anterior se debe cumplir en la región Niño 3.4, una de las 4 regiones de monitoreo de TSM (ver figura 1) y que sirve como referencia principal para saber si se presentará un evento de El Niño, La Niña o Neutral.

regiones

Figura 1.- Las 4 regiones de monitoreo de TSM

La ocurrencia de este fenómeno no es periódica, ni a un evento “La Niña” le antecede un evento “El Niño”, aun así, a partir de diversas investigaciones se ha podido establecer que el ENOS exhibe un ciclo irregular de dos a siete años (e.g. Hanley et al., 2003). La señal de ENOS es evidente en la TSM, como se había mencionado anteriormente, así como en la profundidad de la capa de mezcla, las corrientes oceánicas superficiales y los campos de viento en superficie (Sheinbaum, 2003). Derivado de varias investigaciones, es conocido que en condiciones “Neutrales” el agua cálida del Océano Pacífico es recorrida hacia el oeste por los vientos del este (alisios), hasta regiones cercanas a Indonesia (Figura 2). Siendo el agua más cálida en esas regiones, el aire es más ligero, haciendo que la atmósfera sea más inestable, generando ascenso de humedad (convergencia), formación de nubes y por consecuencia, lluvias (Webster 1994). Mientras en el otro extremo del Océano Pacífico ocurre lo contrario, hay surgencias que dan origen a masas de agua fría y llevan nutrientes a la superficie, haciendo de éstas regiones ricas en pesquerías (principalmente cerca a regiones de Perú), sin embargo, la presencia de agua relativamente fría, es factor para que se formen nubes bajas y de poco desarrollo vertical asociadas a pocas cantidades de lluvia (Magaña 2004).

condi-normal

Figura 2.- Esquema de la circulación oceánica y atmosférica en condiciones normales (Editado de NOAA/pmel).

Cuando el ENOS se encuentra en la fase de “El Niño”, los vientos del este (alisios) en el Pacífico se debilitan y el agua cálida del Pacífico oeste se recorre hacia el este a lo largo de la línea ecuatorial, aumentando la TSM lo suficiente para transportar calor a la atmósfera y generar nubes de convección profunda, llevando ahora las zonas de lluvias hacia el este. De éste modo, El Niño (Figura 3) puede provocar que llueva más en regiones donde es común que llueva poco, mientras que pueda llover menos donde solía llover más. Por otro lado, cuando se presenta un caso de “La Niña”, al parecer las condiciones que se presentan son las contrarias a un año donde se presenta “El Niño”, al menos en los trópicos.

nino-nina

Figura 3.- Esquema de la circulación oceánica y atmosférica en condiciones de El Niño y La Niña (Editado de NOAA/pmel).

 

anomalias

Figura 4.- Ejemplo de Anomalías de TSM y el comportamiento que tendrían si fuera un caso de: a) El Niño y b) La Niña. (Datos obtenidos de NOAA/ERSST v3, y son compuestas por la lista de años que vienen bajo cada figura).

Aunque hasta ahora, no se tiene lo suficientemente clara la dinámica, a lo largo de los últimos años, se ha demostrado por medio de investigaciones científicas que El Niño puede alterar el clima en diversas regiones del planeta y que puede afectar de manera significativa actividades tan diversas como la agricultura, ganadería y otros sectores, de ahí la importancia de continuar observando y estudiando este fenómeno.

Alertamientos sobre ENOS

Actualmente no se cuenta con un sistema de alerta propio para México, sin embargo Kousky y Higgins en el 2004 en el Centro de Predicción Climática (CPC, por sus siglas en inglés) integran dentro del sistema de vigilancia del ENOS una clasificación de alertas, dependiendo de la fase del ciclo en que se encuentre, con el fin de simplificar la parte operativa del pronóstico y diagnóstico, así como mantener informado al público en general. La clasificación hasta ahora queda de la siguiente forma.

“Sistema Inactivo”:

El Sistema de Alerta del ENOS no estará activo cuando las condiciones El Niño o La Niña no se observen o no se espere su desarrollo en el Pacífico ecuatorial.

“Vigilancia” de El Niño o La Niña (Watch):

Se emite cuando las condiciones en el Pacífico ecuatorial son favorables para el desarrollo de El Niño o La Niña dentro de los siguientes seis meses.

“Aviso” de El Niño o La Niña (Advisory):

Se emite cuando las condiciones de El Niño o La Niña en el Pacífico ecuatorial se observan y se espera que continúen.

“Aviso final” El Niño o La Niña (Final Advisory):

Se emite después de que las condiciones de El Niño o La Niña han terminado.

Referencias

Allan R. J, J. A. Lindesay and D. E. Parker (2000). ENSO and climate variability in the past 150 years. In: El Niño and the southern oscillation, Multiscale Variability and Global and Regional Impacts. (H. F. Díaz and V. Markgraf, Eds.). Cambridge, UK, 3-56.
Climate Prediction Center (2014) El Niño-Southern Oscillation (ENSO), http://www.cpc.ncep.noaa.gov/.
Hanley, D. E., M. A. Bourassa, J. J. O'Brien, S. R. Smith, E. R. Spade (2003) A quantitative evaluation of ENSO indices. J. Climate, 16, 1249-1258.
Kousky, V. E. and R. W. Higgins (2004) An Alert Classifications System for Monitoring and Assessment of the ENSO Cycle, Wea and Forecasting, 22, 353–371.
Magaña R. V. (2004). Los impactos del niño en México. Centro de Ciencias de la Atmósfera, Universidad Nacional Autónoma de México, Secretaría de Gobernación. México, 229 p.
Magaña, V. O., J. L. Vázquez, J. L. Pérez, J. B. Pérez (2003) Impact of El Niño on precipitation in Mexico. Geofís. Int., 42, 313-330.
Neelin, J. D., D. S. Battisti, A. C. Hirst, F. Jin, Y. Wakata, T. Yamagata, S. E. Zebiak (1998) ENSO theory. J. Geophys. Res., 103, 14261-14290.
Sheinbaum J. (2003): Current theories on El Niño-Southern Oscillation: A review. Geofísica Internacional, Volúmen 42: 291-305.
Trenberth, K. E. (1997) The definition of El Niño. Bull. Amer. Meteor. Soc., 78, 2771-2777.
Webster, P.J. (1994) The role of hydrological processes in ocean-atmosphere interactions. Rev. Of Geophysics., 32, 427-476.
WMO (2006) Catalogue of Indices and Definitions of El Niño and la Niña in Operational Use. World Meteorological Organization, June, 1-71.

 

Sitios externos para consulta web

Australian Gobernment, Bureau of Meteorology
http://www.bom.gov.au/climate/enso/

Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de EL Niño.
http://www.ciifen.org/

Climate Prediction Center
http://www.cpc.ncep.noaa.gov/

Earth System Researh Laboratory
http://www.esrl.noaa.gov/psd/enso/

International Research Institude for Climate and Society
http://iri.columbia.edu/our-expertise/climate/forecasts/enso/

Pacific Marine Environmental Laboratory
http://www.pmel.noaa.gov/tao/elnino/nino-home.html

 

El Niño – Oscilación del Sur (ENOS) es un patrón oceánico-atmosférico de variabilidad natural. Este fenómeno se presenta a lo largo del Pacífico Ecuatorial y se caracteriza, principalmente, por la variabilidad de la temperatura superficial del océano, la circulación de los vientos alisios y la profundidad de la termoclina o capa de mezcla (Sheinbaum, 2003). El fenómeno no se presenta de manera periódica, sino que lo hace de manera irregular, con ciclos que se presentan cada 2 a 7 años. El fenómeno se puede presentar en tres fases muy distintas entre sí: Neutral, fría o "La Niña", y cálida o "El Niño" (Fig.  1). Es bien conocido que la presencia de un evento "El Niño" puede afectar de manera considerable los patrones de precipitación y temperatura en México. Sin embargo, los patrones de precipitación pueden variar a lo largo del país de acuerdo a la intensidad del fenómeno.

 

Figura 1.-  Ejemplo de Anomalías de TSM y el comportamiento que tendrían si fuera un caso de: a) El Niño y b) La Niña. (Datos obtenidos de NOAA/ERSST v3, y son compuestas por la lista de años que vienen bajo cada figura).

El Niño: Débil

En el caso de presentarse "El Niño" débil, los patrones de precipitación persistirían bajo condiciones normales durante la primavera en casi todo el territorio, a excepción de la Península de Yucatán. Para verano, se observarían condiciones de normales a húmedas o por arriba del promedio y durante las estaciones de otoño e invierno se observarían condiciones de normales a por debajo del promedio en el norte y noroeste y condiciones húmedas en el centro y sur del país (Fig. 2)

 

Figura 2.-  Anomalías de precipitación (mm/mes) para las diferentes estaciones en años "El Niño" débiles (1952, 1953, 1958, 1969, 1976, 1977). Base de datos utilizada UNAM gridded monthly Version Released May 2007: Cressman analysis of monthly precipitation, and maximum and minimum temperature for Mexico and surroundings based upon CLICOM daily station data.

El Niño: Moderado

En un evento moderado, se observarían anomalías ligeramente positivas en parte del oeste y norte del territorio y en la mayor parte de Tabasco en los meses de primavera, aunque casi la mayor parte del país permanecería bajo condiciones normales. Para los meses de verano, el patrón de anomalías positivas en el oeste ahora sería inverso y se observarían condiciones húmedas en el noreste, centro y sur, mientras que en la Península de Yucatán se presentarían condiciones secas. Este patrón persistiría en el otoño para las regiones del noroeste, mientras que en Veracruz se observan condiciones secas y una Península de Yucatán más húmeda. En el invierno, se presentarían anomalías negativas a lo largo de la Península de Baja California, Sonora, Sinaloa y la parte norte de Nayarit, así como en la zona limítrofe entre los estados de Jalisco, Colima y Michoacán, algunas regiones de Chihuahua y Coahuila  y la parte centro de Veracruz. El resto del país permanecería bajo condiciones normales, a excepción del estado de Tabasco (Fig. 3).

 

Figura 3.-  Anomalías de precipitación (mm/mes) para las diferentes estaciones en años "El Niño" moderados (1951, 1963, 1968, 1986, 1987, 1991, 1994, 2002). Base de datos utilizada UNAM gridded monthly Version Released May 2007: Cressman analysis of monthly precipitation, and maximum and minimum temperature for Mexico and surroundings based upon CLICOM daily station data.

El Niño: Intenso

Finalmente, en el caso de presentarse un "El Niño" intenso, se observarían anomalías por debajo de lo normal en la mayor parte del territorio nacional (Fig. 4), especialmente en los meses de verano y otoño y que a su vez podrían dar origen a condiciones de sequía intensa. Estas anomalías negativas se presentan con mayor intensidad en la parte noroeste, oeste, centro, este y sur del país, a excepción de zonas localizadas en Chihuahua, Coahuila, Guerrero y el norte de Chiapas que presentan condiciones húmedas. Para los meses de invierno, estas condiciones de sequedad se debilitan pero persisten en zonas de Sonora, y el noroeste y suroeste del país.

 

Figura 4.-  Anomalías de precipitación (mm/mes) para las diferentes estaciones en años de "El Niño" intensos (1957, 1965, 1972, 1982, 1997). Base de datos utilizada UNAM gridded monthly Version Released May 2007: Cressman analysis of monthly precipitation, and maximum and minimum temperature for Mexico and surroundings based upon CLICOM daily station data.

Referencias

Sheinbaum J. (2003): Current theories on El Niño-Southern Oscillation: A review. Geofísica Internacional, Volúmen 42: 291-305.